fbpx

La mayoría de los cabalistas la definen como una ciencia o sabiduría de la antigüedad, seguramente con origen en la antigua Babilonia. Aunque no se considera una religión, tiene una fuerte influencia del judaísmo y su cultura. Para los cabalistas, es una sabiduría mucho más antigua que el propio nacimiento de las religiones.


La diferencia de la Cábala de otras «filosofías», misticismo, e incluso esoterismo, es que además de describirlas, explica el porque y eso, en el siglo XXI, en algunas ocasiones, se puede corroborar por la ciencia moderna como por ejemplo la teoría del Big Bang.


Una explicación breve y sobretodo muy sencilla, sería que la Cábala es una sabiduría ancestral que se remonta a miles de años atrás y que ha sido transmitida básicamente de forma oral –maestro alumno– limitada a una élite intelectual, con voluntad de no dejar nada escrito, y en círculos “secretos” muy cerrados del judaísmo –mística judía–.


En un documento descubierto y publicado por Gershom Scholem, el reconocido cabalista Isaac el Ciego, maestro de varios cabalistas, indica que su padre, así como sus antepasados, rechazaban la puesta por escrito de los materiales cabalísticos. Posiblemente podrían denominarse científicos de su época que buscaban incansablemente contestar a las grandes preguntas:


¿Cómo se creo el universo?

¿Cómo funciona el universo?

¿Cómo funciona el ser humano?, e incluso podríamos decir:

¿Cómo funciona todo?.


Dentro de la «doctrina» cabalista antigua y medieval, se mantenía, como postulado el hecho que no fuera explicada al «pueblo común» –y menos fuera del judaísmo–, con argumentos como que el nivel de conciencia global aún no estaba preparada para recibir dicha sabiduría ancestral e incluso que se podría hacer un mal uso de ella, al margen de que per se sufrió persecución religiosa o de poder en diferentes épocas.


Ione Szalay define a la Cábala como un estudio que, aunque pueda parecer abstracto o teórico, es todo lo contrario. La Cábala es práctica, es un método simple y preciso que investiga y define la posición del ser humano y el universo.


La afinidad de la Cábala con algunos postulados del pensamiento platónico, fue reconocida por autores medievales y por autores del Renacimiento. La investigación moderna sobre la Cábala ha reelaborado, profundizado o explicado sus descubrimientos. Por otro lado, investigadores como Cornelius Agrippa de Nettsheim, encuentra semejanzas entre Cábala e ideas gnósticas. Salomón Maimón, una de las figuras más destacadas del judaísmo del siglo XVIII, consideró la Cábala una ciencia judía que comprendía simbólicamente intuiciones en psicología, física y moral.


Algunos investigadores sitúan claras influencias de la Cábala hebrea o judía, en la Cábala Cristiana –misticismo cristiano– con personajes reconocidos como Ramón Llull, el Sufismo –misticismo islámico–, algunos postulados de la Masonería, el Hermetismo e incluso en el Tarot –mantengan el postulado inicial de la Cábala o lo “distorsionen”–.


En el siglo XIX se produjo una corriente investigadora sobre el judaísmo desde un punto de vista académico, lo que conllevó también una investigación científica sobre la Cábala. Nachman Krochmal –uno de lo primeros miembros de la Wissenschaft des Judentums– tuvo una actitud positiva hacia la Cábala, cuya antigüedad era en su opinión indiscutible, que había llegado a Europa desde Oriente y se había difundido por Occidente.


Cábala contemporánea


Si tuviéramos que situar un momento histórico y a un cabalista que trabajó para difundir la Cábala de manera universal –judíos o no–, tenemos que esperar al siglo XX –decenas de siglos después del inicio de la Cábala–. La mayoría de los expertos coinciden que fue en la en la primera mitad de siglo, cuando el rabino Yehuda Leib Halevi Ashlag (1884–1954) conocido también como Baal HaSulam,  inicio su labor de difusión, adaptando la Cábala al lenguaje moderno contemporáneo. Fundó un centro de enseñanza y difusión de la Cábala, enfocado a las masas, después de considerar que había llegado el momento histórico, y de conciencia, que permitía su difusión. Baal HaSulam,  interpretaba que uno de los libros fundamentales de la Cábala, el Zohar, indicaban “levantar el ocultismo” y realizar la difusión generalizada. Su primogénito Baruj Shalom HaLeví Ashlag (1907–1991) conocido también como Rabash, continuó con la tarea de difusión emprendida por su padre.


En la actualidad existen diferentes Maestros de Cábala en todo el mundo, que difunden, enseñan e investigar la Cábala.

Como expone el Dr. Sabán “Muchos de los secretos del judaísmo han sido guardados durante siglos. No soy yo quien revelará todos los secretos, quizás los secretos reales se encuentren ocultos detrás de estos secretos que expongo. Quizás el secreto último de nuestra existencia no podrá ser revelado jamás. Sin embargo, hasta donde yo pueda alcanzar, intentaré revelar lo que me ha sido permitido con la ayuda de Dios”.


Al margen del proceso de difusión universal que inició Baal HaSulam, la Cábala se ha «puesto de moda», en nuestros días,  por ser practicada por celebrities mundiales de la música y actores de Hollywood –esto en todas las ocasiones no ha sido positivo por situar a la Cábala como new age de moda–.


Cronograma histórico de la Cábala


Desde un punto de vista histórico, es imposible establecer una única tesis de como empezó o cuando empezó. Los investigadores y/o cabalistas, la sitúan:

Hipótesis A: Siglo XVIII a.C. en Babilonia (3800 años).

Hipótesis B: Siglo I (2000 años)

Hipótesis C: Siglo X–XII.  (800–1000 años)


Están serían algunas de las vertientes principales, según Ione Szalay:

Cábala arcaica, siglo XVIII a.C.

Cábala primitiva, siglos III a.C. a XI.

Cábala clásica, siglos XI a XV.

Cábala cristiana hermética renacentista, siglo XV.

Cábala moderna, siglo XVI a XVIII.

Jasidismo cabalista, siglo XVIII hasta hoy.

Ocultismo, esoterismo y hermetismo cabalista, siglos XVIII y XIX hasta hoy.

Cábala contemporánea, siglos XX y XXI.

Abrir chat